¿Cómo te comunicas?

La metodología del coaching ontológico afirma que el lenguaje genera realidades. Las personas actúan a partir de lo que la realidad significa para ellas. La manera en que una persona usa el lenguaje da forma a lo que hace.

A pesar de esto, diversos estudios (como comento en mi libro Claves del coaching) confirman que la palabra hablada contiene sólo un 7% del significado en la comunicación, el paralenguaje (la entonación y la pronunciación) se encarga de un 38%, y las expresiones faciales y del cuerpo de un 55%.

¿Prestas atención a cómo te comunicas?, ¿y a tu postura cuando hablas? ¿Te fijas en los gestos de la persona con la que conversas? Un pequeño cambio en tu postura corporal aumentará tu efectividad comunicativa.

¿Para qué sirve la comunicación?

– Establecer contacto con las personas.

– Dar o recibir información.

– Expresar o comprender lo que pensamos.

– Transmitir nuestros sentimientos.

– Compartir o poner en común una idea.

– Conectar emocionalmente con otros.

– Vincularnos o unirnos por el afecto. La comunicación está guiada por los sentimientos y por la información que transmitimos y comprendemos.¿Te has fijado que cuando llevas un rato caminando al lado de otra persona vuestros pasos van a la vez o cuándo estás sentado en una postura el de al lado adopta una parecida? Y, ¿qué sucede cuando alguien bosteza delante de ti?

Esto se debe a las neuronas espejo. Son aquellas que permiten la empatía y la imitación gestual o postural. Cuando otro ser humano realiza una acción, la percibimos a través de ellas y, de acuerdo con la señal recibida, actuamos acorde a las circunstancias. Es decir, lo que hacen los demás se “refleja” y nosotros reaccionamos de forma similar, como si estuviéramos al otro lado del espejo. Es como lanzar un balón: si lo tiras con fuerza te lo reenviarán con fuerza, si lo haces con suavidad te lo devolverán de la misma manera.

El rapport es una capacidad que se activa casi desde que nacemos: algunos estudios señalan que los bebés pueden reconocer una cara alegre de una triste. Los primates y algunas aves también poseen esta habilidad.

Las neuronas espejo nos permiten entender la mente de los demás favoreciendo la empatía, no sólo a través de un razonamiento conceptual sino mediante la simulación directa. Sintiendo, no pensando. Juegan un papel esencial en cómo nos desenvolvemos socialmente. Podría decirse que es lo más cerca que estamos de tener poderes telepáticos, por eso, también se llama wifi neuronal, puesto que con sólo ver la expresión en el rostro de otra persona, sabemos lo que está sintiendo y, en un instante, podemos conjeturar qué está pensando. A partir de ahí, sentimos empatía y nos desenvolvemos en sociedad.

Algo curioso es que los matrimonios que llevan muchos años casados se acaban pareciendo físicamente porque mediante las neuronas espejo se imitan gestos y posturas y esto acaba definiendo el rostro y el cuerpo de uno y otro.

Cuando dominamos la comunicación, podremos usarla a nuestro favor y llegar a ser más asertivos, si quieres saber más sobre este tema, pulsa aquí.

Gemma Ramírez



También te puede interesar...

No hay Comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres aprender a sacar lo mejor de ti? Descubre cómo, cada semana con mi blog.

Pin It on Pinterest

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de tus hábitos de navegación y realizar estudios estadísticos así como para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias y compartir o mostrar contenido de este sitio web en redes sociales. Si continúas navegando, consideramos que aceptas la utilización de cookies. Puedes obtener más información en nuestra Política de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar