“Libérate de la esclavitud del prejuicio que embota el intelecto y ofusca los pensamientos”, Swami Sivananda

Cuando conoces a alguien que no te transmite buen feeling en el primer momento ¿le haces caso a tu intuición echándole la cruz no dándole opción de conocerla o intentas darle una oportunidad?

¿Dejas de ir a ciertos lugares porque ya tienen demasiadas etiquetas dejando de conocer lugares increíbles? Los prejuicios pueden estar basados en nuestras propias experiencias anteriores o en opiniones de otros.

Estamos convencidos de que somos personas abiertas, empáticas y resilientes, pero cuando alguien que tenemos enfrente no procesa del mismo modo que nosotros, nos sentimos muy incómodos.

“El hombre está dispuesto siempre a negar todo aquello que no comprende”, Blaise Pascal.

Estamos convencidos de nuestra verdad, pero somos incapaces de pedirle al otro sus zapatos y caminar con ellos durante un día entero y ver la vida como él la ve.

Pensemos más allá, seamos capaces de no anteponer nuestros prejuicios antes de dictar sentencia, sí que importan sus zapatos, porque sus pasos también son producto de mi caminar.

¿En qué ocasión has dejado tus prejuicios atrás y ha sido una experiencia maravillosa? ¿Alguna vez has dejado de hacer algo por tus prejuicios o los de los demás?

Gemma Ramírez



También te puede interesar...

No hay Comentarios

Lo sentimos, los comentarios están cerrados..

¿Quieres aprender a sacar lo mejor de ti? Descubre cómo, cada semana con mi blog.

Pin It on Pinterest