La ventana de Johari

Se trata de una sencilla herramienta que ayuda a comprender la forma en que procesamos la información y cómo varía la percepción que tenemos de nosotros mismos y de los demás. La clave es estar abierto a los comentarios que otras personas nos dan para conocernos mejor.

Hay un proverbio árabe muy apropiado que dice así: “Si un hombre te dice que pareces un camello, no le hagas caso; si te lo dicen dos, mírate a un espejo”.

Si hay gente que tiene una determinada opinión sobre ti, es posible que le hayas dado razones para que opinen de esa manera siendo lo que proyectas al exterior.

Área abierta o pública: es la parte de nosotros mismos que los demás también ven, aquellos comportamientos que dejamos al descubierto, ya sean buenos o malos. Nos movemos en esta área cuando intercambiamos información con los demás.

Según la teoría, “la persona en la que predomina el área pública vive de manera más armónica y sana, pues se muestra tal cual es, se conoce a sí misma y no vive con miedo a que los demás la conozcan”.

Área desconocida: es la parte que los otros perciben pero nosotros no, es decir, lo que los demás saben de nosotros y no nos cuentan. Por tanto, es aquello que comunicamos sin saberlo a través del subconsciente. En muchas ocasiones, éste área es la fuente de nuestros problemas de comunicación.

No es fácil aceptar este tipo de información sobre nosotros mismos cuando se trata de una característica negativa que no reconocemos; pero hay que estar abiertos para aprender más sobre la impresión que causamos a los demás.

Área oculta: es el espacio personal privado. Hace alusión a lo que sabemos de nosotros mismos pero que no queremos compartir. En realidad, son sentimientos, ideas, secretos, miedos… cualquier cosa que queremos ocultar a los demás; y lo hacemos porque pensamos que no nos van a comprender,  que no nos van a apoyar o que el grupo no lo va a aceptar.

Área ciega: es la parte donde reina el subconsciente. Allí se encuentran los sentimientos reprimidos, miedos desconocidos y comportamientos desde que éramos niños, así como las habilidades ocultas que todavía no hemos descubierto. Si estás dispuesto a conocerte mejor, los esfuerzos hay que ponerlos en esta área.

¿Cómo realizar la ventana de Johari? Sigue estos pasos:

1.- Haz una lista con cinco características que tú consideres que son las que mejor te representan.

2.- Pide a personas cercanas que digan de ti cinco características que según ellos sean las que mejor te definen.

3.- A partir de aquí, tú mismo puedes construir tu propia ventana de Johari:

– Clasifica como públicos aquellos rasgos que tú has identificado y, al menos, otra persona haya coincidido contigo.

– Cuenta como ciegos los rasgos

Se trata de una sencilla herramienta que ayuda a comprender la forma en que procesamos la información y cómo varía la percepción que tenemos de nosotros mismos y de los demás. La clave es estar abierto a los comentarios que otras personas nos dan para conocernos mejor.

Hay un proverbio árabe muy apropiado que dice así: “Si un hombre te dice que pareces un camello, no le hagas caso; si te lo dicen dos, mírate a un espejo”.

Si hay gente que tiene una determinada opinión sobre ti, es posible que le hayas dado razones para que opinen de esa manera siendo lo que proyectas al exterior. 

Área abierta o pública: es la parte de nosotros mismos que los demás también ven, aquellos comportamientos que dejamos al descubierto, ya sean buenos o malos. Nos movemos en esta área cuando intercambiamos información con los demás.

Según la teoría, “la persona en la que predomina el área pública vive de manera más armónica y sana, pues se muestra tal cual es, se conoce a sí misma y no vive con miedo a que los demás la conozcan”.

Área desconocida: es la parte que los otros perciben pero nosotros no, es decir, lo que los demás saben de nosotros y no nos cuentan. Por tanto, es aquello que comunicamos sin saberlo a través del subconsciente. En muchas ocasiones, éste área es la fuente de nuestros problemas de comunicación.

No es fácil aceptar este tipo de información sobre nosotros mismos cuando se trata de una característica negativa que no reconocemos; pero hay que estar abiertos para aprender más sobre la impresión que causamos a los demás.

Área oculta: es el espacio personal privado. Hace alusión a lo que sabemos de nosotros mismos pero que no queremos compartir. En realidad, son sentimientos, ideas, secretos, miedos… cualquier cosa que queremos ocultar a los demás; y lo hacemos porque pensamos que no nos van a comprender,  que no nos van a apoyar o que el grupo no lo va a aceptar.

Área ciega: es la parte donde reina el subconsciente. Allí se encuentran los sentimientos reprimidos, miedos desconocidos y comportamientos desde que éramos niños, así como las habilidades ocultas que todavía no hemos descubierto. Si estás dispuesto a conocerte mejor, los esfuerzos hay que ponerlos en esta área.

¿Cómo realizar la ventana de Johari? Sigue estos pasos:

1.- Haz una lista con cinco características que tú consideres que son las que mejor te representan.

2.- Pide a personas cercanas que digan de ti cinco características que según ellos sean las que mejor te definen.

3.- A partir de aquí, tú mismo puedes construir tu propia ventana de Johari:

– Clasifica como públicos aquellos rasgos que tú has identificado y, al menos, otra persona haya coincidido contigo.

– Cuenta como ciegos los rasgos que otros han señalado pero tú no.

– Agrupa como ocultas las características que tú has enumerado pero que los demás no han reconocido en ti.

– El resto de rasgos sitúalos en el área desconocida. Se recogen en esta área por descarte, pero eso no significa que todos necesariamente formen parte de tu subconsciente pero te puede ayudar a conocerte mejor.

Si te animas a hacer este ejercicio, seguramente descubrirás habilidades y puntos fuertes que desconocías.

que otros han señalado pero tú no.

– Agrupa como ocultas las características que tú has enumerado pero que los demás no han reconocido en ti.

– El resto de rasgos sitúalos en el área desconocida. Se recogen en esta área por descarte, pero eso no significa que todos necesariamente formen parte de tu subconsciente pero te puede ayudar a conocerte mejor.

Al hacer este ejercicio, seguramente descubrirás habilidades y puntos fuertes que desconocías. Si necesitas ayuda para hacer click para descubrir cosas que desconoces sobre ti, no dudes en ponerte en contacto conmigo. Y si conoces a alguien al que le puede interesar, coméntaselo! 

La ventana de Johari
5 (100%) 11 votes