Ni todo es tan perfecto, ni todo es tan malo, cualquier momento tiene su cara y su cruz. En cualquier situación negativa, suele haber alguna salida. La vida da muchas vueltas y al final todo se acaba equilibrando.

Mantén el equilibrio y tus emociones también estarán equilibradas. Tú no eres tus emociones. Ellas no te dominan si te mantienes en tu punto de observador racional. Observa tus emociones y podrás dominar mejor tus sentimientos.

Tu mente y tu cuerpo agradecerán que controles tus emociones y lo notará todo tu entorno.

Una persona en equilibrio fluye con la vida, no está en eterno conflicto con ella.

 

 

Gemma Ramírez



También te puede interesar...

No hay Comentarios

Lo sentimos, los comentarios están cerrados..

¿Quieres aprender a sacar lo mejor de ti? Descubre cómo, cada semana con mi blog.

Pin It on Pinterest